Masajes relajantes para bebés

Masajes para bebés: beneficios, tipos y consejos para relajarlos

Los masajes para bebés son una antigua tradición que ayuda a los padres a establecer conexiones emocionales con sus bebés.

A través de la estimulación táctil con tu bebé, te conectas de una forma más fuerte con el cuerpo y las emociones de tu pequeño.

Los masajes a los bebés se pueden considerar como un diálogo de piel a piel. A través de ellos, te comunicas con tu bebé.

Beneficios de los masajes para bebes


Los masajes infantiles crean un vínculo afectivo que se mantendrá a lo largo de la vida de tu pequeño. La Asociación Española de Masaje Infantil los recomienda encarecidamente por los muchos beneficios que trae consigo tanto al bebé como a los padres.

Beneficios físicos del masaje infantil

1. Ayuda a relajarse y liberar tensiones

Los masajes para bebés reducen el nivel de estrés que sufren los bebés cada día al exponerse a nuevos retos y estímulos. Facilita el sueño profundo y de mejor calidad.

2. Alivia dolores

Los bebés recién nacidos o de pocos meses suelen sufrir de cólicos, reflujo, gases, etc. Estos masajes favorecen su sistema inmunológico y alivian dolores provocados por estos cólicos.

3. Estimula la circulación sanguínea y el drenaje linfático

Al acariciar con las manos calientes al bebé, estimulamos la circulación sanguínea y el drenaje linfático del bebé, mejorando así el sueño del mismo.

4. Fortalece su sistema respiratorio

En los masajes infantiles en los que se masajea la zona del pecho o espalda del bebé, ayuda a regular su sistema respiratorio, fortaleciendo los pulmones y mejorando la congestión que provoca la mucosidad. Equilibra los niveles de oxígeno

5. Estimula todos los sentidos

Durante el masaje a tu bebé, se desarrollan todos sus sentidos, favoreciendo de esta manera, la estimulación temprana. Durante el masaje el bebé está muy relajado y receptivo, ayudándoles de esta forma a conocer su propio cuerpo.

Beneficios emocionales de los masajes

1. Ayuda a aumentar la autoestima del bebé

El masaje ayuda a reforzar los sentimientos de seguridad y confianza del bebé aumentando así su autoestima y favoreciendo la expresión de sus emociones.

2. Fortalece el apego y vínculo afectivo

Los masajes para bebés conllevan una serie de caricias, miradas y abrazos que crean momentos íntimos entre los padres y el bebé que causan el fortalecimiento de la familia, ayudando así a los padres a conocer mejor a su bebé y superar miedos que suelen tener cuando es el primer hijo.

3. Fomenta su integración social

El contacto continuo durante el masaje infantil, habitúa a tu bebé a la recepción de estímulos y el contacto con otras personas, reforzando así sus habilidades sociales.

¿Cuál es el mejor momento del día para los masajes para bebés?


No hay un momento concreto para darle masajes a nuestros bebés, se pueden hacer en muchos momentos, aunque debemos evitarlos después de las comidas.

También debemos tener en cuenta que tu bebé se encuentre en un momento óptimo para ello. Una buena ocasión para estos masajes sería después de bañar a tu bebé, ya que después del baño, se encuentran relajados, limpios y receptivos.

Para dar un masaje a tu bebé, este no tiene que estar demasiado activo ni cansado o a punto de dormir, ya que, probablemente, rechace el masaje.

Algunos consejos antes de hacer los masajes para bebés


Es muy importante la preparación del ambiente para darle un masaje a tu bebé, ya que todo lo que os rodea os ayudará a conectaros mejor durante el masaje. Para ellos, podemos utilizar algunos productos para el cuidado del bebé, como por ejemplo:

Ambiente tranquilo y cálido

Que no haya corrientes frías de aire, para que el bebé se sienta agradado y seguro estando desnudo. Lo ideal es que la temperatura sea elevada, aproximadamente 24 grados. Para conseguir la temperatura perfecta te puedes ayudar de Igrö, el termómetro que además de decirte la temperatura, mide también la humedad de la habitación.

termometro para masajes para bebés

Luz tenue y delicada

La luz de la habitación no tiene que ser demasiado fuerte, ya que buscamos la relajación y conexión con nuestro bebé. Es preferible que no enfoque directamente.

Te recomendamos apagar la luz principal y utilizar una luz auxiliar como la luz quitamiedos que iluminará la habitación suavemente creando un ambiente seguro para tu bebé.

luz quitamiedos para masajes para bebés

 

Aceites relajantes

Para dar el masaje a tu bebé te puedes ayudar de aceites corporales delicados, especiales para niños, que no vayan a causar ninguna reacción alérgica a tu bebé. Preferentemente orgánico y sin perfume, sobre todo los primeros meses de vida, de manera que puedas establecer un vínculo afectivo a través del olfato.

Estar tranquilo

Cuando vayas a dar el masaje a tu bebé, tienes que estar tranquilo y relajado, ya que vas a originar un momento de complicidad con tu bebé.

Debes acordarte también de lavarte bien las manos y quitarte cualquier anillo o pulsera para que el contacto con tu bebé no tenga obstáculos.

Doudou

Puedes emplear como complemento para que tu bebé se sienta más cómodo y relajado un doudou. Mientras le das el masaje puede agarrarlo con las manitas o tenerlo cerca. Si quieres puedes perfumar un poco el doudou con alguna de nuestras colonias de bebé, como por ejemplo, eau de soin, ya que no lleva alcohol y el 97% de los ingredientes son naturales. Esta agua de colonia le ayudará a estar más relajado.

doudou para masajes para bebés

eau de soin para masajes para bebésTipos de masajes para bebés y cómo hacerlos paso a paso


Hay muchos tipos de masajes para bebés, te explicamos cómo hacer cada uno de ellos paso a paso para que puedas hacérselos a tu bebé.

Extremidades inferiores

Comenzaremos masajeando las extremidades inferiores, ejerciendo una suave presión, deslizaremos nuestros dedos sobre una pierna de nuestro bebé desde la parte superior del muslo hasta el tobillo.

Pasaremos entonces al piececito de nuestro bebé, pasaremos el dedo pulgar suavemente desde el tobillo hasta los deditos de los pies.

Después masajearemos sus deditos aplicando un poco de presión en cada dedo con cuidado y seguiremos con el empeine con un movimiento ascendente parecido al que hemos hecho en la planta del pie.

Para terminar, ascenderemos por la pierna ejerciendo una suave presión, como iniciamos el masaje.

Extremidades superiores

El masaje en los bracitos del bebé es muy parecido al de las piernas, primero ponemos nuestra mano en forma de C en el hombro y aplicando una ligera presión deslizamos hasta la muñeca.

Luego masajearemos la palma de la mano con el pulgar y masajearemos cada dedito ejerciendo una ligera presión con los dedos pulgar e índice.

Abdomen

El masaje en el abdomen tiene que ser suave, poniendo las manos en posición horizontal, descendiendo una y luego la otra, desde lo alto del pecho hasta debajo del ombligo. Este movimiento lo repetiremos varias veces.

Seguidamente, pondremos las manos a lo largo de su barriguita y moveremos las manos hacia los costados. Este movimiento también lo repetiremos varias veces.

También puedes hacer otro tipo de masaje sosteniendo las pantorrillas de tu bebé con las piernas juntas, presionando suavemente las rodillas sobre el vientre del bebé manteniendo esa posición durante 5 segundo. Después suelta las piernas con delicadeza y masajéalas para relajar y liberar la tensión.

Puedes hacer también masajes circulares y semicirculares sobre el abdomen del bebé, inversamente con las manos. Si la mano derecha hace círculos sobre el abdomen como las agujas del reloj, que la mano izquierda lo haga en el sentido inverso.

Pecho

El pecho se masajea muy similar al abdomen. Colocamos las manos enfrentadas en posición vertical en el centro del tórax y las movemos con delicadeza hacia los lados.

También podemos masajear el pecho colocando las manos sobre él y dibujando la forma de un corazón, repite este movimiento varias veces.

Espalda

Para masajear la espalda, colocaremos a nuestro bebé con delicadeza boca abajo y haremos los mismos movimientos que para el abdomen. Primero con las manos en posición horizontal de arriba abajo, y posteriormente con las manos en posición vertical moviéndolas hacia los laterales.

Cara

El masaje en la cara se hace en la zona de las mejillas y frente, poniendo las manos sobre ellas y haciendo movimientos circulares con delicadeza. Este masaje ayuda a relajar la zona de la mandíbula.

Para masajear la frente, pondremos nuestros dedos en el centro de la frente y los moveremos hacia los lados de la sien.

Masajes para bebés especiales para estreñimiento, cólicos y resfriados

Cuando tu bebé está estreñido masajear el abdomen puede favorecer el movimiento intestinal mejorando su digestión. Para ello utiliza coloca tus manos calientes sobre el abdomen de tu bebe y muévelas de un lado a otro, así activarás los órganos internos.

Para los cólicos favorece mucho los masajes circulares sobre el abdomen de tu bebé, coloca una mano a cada lado de su abdomen y haz movimientos circulares, así ayudarás a tu bebé a aliviar los dolores provocados por los cólicos.

Si tu bebé está resfriado, los masajes faciales y en la espalda ayudarán a su respiración y a expulsar los mocos y que la sangre circule mejor.

Conclusión

Los masajes para bebés traen consigo muchos beneficios como has podido comprobar. Ahora que los conoces y sabes cómo hacerlos paso a paso, no dudes en practicárselos a tu bebé.

Gracias a ellos crearás un vínculo afectivo más fuerte y tu bebé te depositará mucha más confianza, aumentando así su seguridad en ti y en sí mismo.

¿Con cuál de estos masajes para bebés te quedas?

 

 

 

 

 

Compártelo com tus amigos
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
4 × 22 =


Ir arriba