leche de continuación

¿Qué es la leche de continuación, cómo elegir la mejor y hasta cuándo se recomienda tomarla?

La lactancia materna es el mejor alimento para el bebé durante el primer año, pero la decisión de dar el pecho al bebé es de la mamá. Por ello, para todas aquellas madres que no quieren o no puedan dar el pecho a su hijo, por la razón que sea, que siempre debe respetarse, existen leches de fórmula infantil para bebés y a partir de los 6 meses la leche de continuación.

Hoy te contamos todo lo que debes saber sobre la leche de continuación, su composición, cuando puedes empezar a dársela a tu bebé, etc.

¿Qué es la leche de continuación?

La leche de continuación es una fórmula que se obtiene a partir de la leche de vaca, pero en la que se modifica la proporción de algunas proteínas con el objetivo de que se parezca lo máximo posible a la leche materna. Hay que tener en cuenta que las leches de continuación tienen una composición específica para cubrir las necesidades nutricionales del bebé.

Este tipo de fórmulas se introducen en la dieta del bebé a partir de los seis meses de vida, completando la alimentación de la criatura hasta los 12 meses.

La leche de fórmula tipo 2, de la que estamos hablando, se introduce en la dieta del bebé a partir de los 6 meses, ya que esta tiene un contenido en proteínas superior a lo que el bebé de 0 a 6 meses puede asimilar.

De hecho, para todos aquellos bebés que vayan a tomar leche en fórmula desde los 0 meses, deben tomar la leche tipo 1, que es la leche de inicio que contiene un menor porcentaje de proteínas y está indicada para los recién nacidos.

¿Cuál es la composición de la leche de continuación?

La composición de la leche de continuación puede variar en función de la marca que consumamos, pero todas las leches de continuación habituales se elaboran con leche de vaca procesada y emulsiones y estabilizadores añadidos que ayudan a mezclar los aceites y el agua.

Según el BOE, los requisitos que ha de tener las leches de continuación son los siguientes:

  • La energía que nos debe aportar es entre 60-70 kcal/100 g
  • Las proteínas serán entre 1,6 – 2,6 g/100 ml
  • La grasa será entre 2,8 – 4,2 g/100 ml
  • Glúcidos entre 6,3 – 9,8 g/100 ml

Además, las leches de continuación pueden estar compuestas por: lactosa, azúcares, probióticos, vitaminas y minerales, aceites vegetales y aceites grasos.

¿Cómo elegir la mejor leche de continuación?

La leche de continuación es parte de una alimentación diversificada para el bebé, por ello, si tienes algún tipo de duda sobre cuál puede ser la mejor para tu bebé, puedes consultarlo con tu pediatra.

Como ya hemos comentado, la mejor alimentación para un bebé es la leche materna, pero si no puedes o no quieres amamantar al bebé, puedes optar por las leches de continuación, para elegir cuál es la mejor para tu bebé, debes fijarte en los nutrientes que aporta a la criatura. 

Minerales

El calcio ayudará a que los huesos y dientes de tu pequeño se fortalezcan, el hierro favorece el desarrollo cognitivo y fortalece el sistema inmunitario de la criatura y el zinc es fundamental para el crecimiento.

Vitaminas

Las vitaminas ayudan a la absorción de los minerales y son esenciales en la alimentación de los bebés.

Ácidos grasos

Entre los ácidos grasos queremos destacar el DHA y el ácido alfa-linolénico, ya que estos contribuyen al normal desarrollo de la vista del bebé y contribuyen al normal desarrollo cognitivo de la criatura.

Desde nuestro punto de vista y teniendo en cuenta los nutrientes que consideramos que debe tener una leche de continuación, la mejor leche de continuación es la fórmula de Novalac, que contiene los nutrientes mencionados y además, todas las leches que tienen están elaboradas con pediatras para asegurar que sus productos son nutritivos y aptos para los bebés.

Novalac nació con el propósito de adaptarse a las necesidades de los bebés. Muchas leches de continuación causan problemas digestivos, por ello, Novalac diseñó una fórmula infantil que se adaptara a las características del bebé para evitar los trastornos digestivos que pueden provocar este tipo de fórmulas.

¿Cuándo se puede empezar con la leche de continuación?

La OMS y UNICEF recomiendan que los bebés sigan la lactancia materna exclusivamente durante los primeros 6 meses de vida, a partir de los 6 meses es cuando puedes comenzar a darle leche de continuación al bebé.

Como ya hemos comentado, la leche de continuación contiene un aporte de proteína superior a la que un bebé de entre 0 y 6 meses puede asimilar. En cambio, a partir de los 6 meses esa cantidad de proteínas pueden ser perfectamente asimiladas por el bebé y la leche de continuación se convierte en un alimento con muchos nutrientes para la alimentación del bebé.

¿Hasta cuándo se puede tomar leche de continuación?

La leche de continuación puede tomarse hasta los 12 meses, a partir del año, el bebé puede comenzar a tomar leche en fórmula tipo 3, que es aquella que puede tomarse desde los 12 meses hasta los 36 meses, según los fabricantes.

Hay que tener en cuenta que cada bebé es diferente y tienen distintas necesidades, por ello, cuando se tengan dudas sobre qué leche hay que darle al bebé según la edad y necesidades, lo mejor es consultarlo con su pediatra.

Conclusión

La leche de continuación es parte de una alimentación diversificada para el bebé que por supuesto no sustituya a la leche materna durante los primeros 6 meses de vida del bebé.

El uso de este tipo de fórmulas en la alimentación de tu bebé es superadecuado para todas aquellas familias que no quieres o pueden dar el pecho a sus bebés, por ello, hemos querido contarte todo lo que necesitas saber para escoger la mejor leche de continuación para tu bebé.

¿Le das a tu bebé leche de continuación?

Si le has dado leche de continuación a tu peque, ¡cuéntanos tu experiencia y la compartiremos con nuestra comunidad!

Compártelo com tus amigos
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
16 − 15 =


Ir arriba