Impresión de la placenta

Impresión de la placenta: Un recuerdo único del alumbramiento

Sin duda, el parto del bebé es un momento único que no se vuelve a repetir, cada parto es diferente a los demás, no hay dos iguales.

Durante el parto, además de dar a luz al bebé, se expulsa la placenta y cada vez en más hospitales pueden hacer la famosa impresión de la placenta, un recuerdo precioso de un momento tan especial.

¿Qué es la impresión de la placenta?

Cuando una mujer comienza el parto, pasa por diferentes fases: la dilatación, la expulsión, en la que sale el bebé, y el alumbramiento, que es la expulsión de la placenta, una parte muy importante.

Con esta placenta, las matronas y los profesionales de la salud lo que hacen es limpiar la placenta por las dos caras, la cara fetal y la cara materna, se pone pintura por encima de una de las dos caras y se pone un papel por encima para que quede impresa en pintura la placenta y el cordón umbilical.

En muchas ocasiones el personal sanitario pone el nombre y la fecha de nacimiento del recién nacido en la impresión de placenta.

Como hemos dicho, la placenta tiene dos caras, la cara fetal que es la que ha estado en contacto con el bebé y la cara materna que es la que ha estado en contacto directo con el útero.

Cuando se hace la impresión de la placenta con la cara materna, queda un dibujo de pequeños algodones, en cambio, si se hace por la cara fetal, simula el árbol de la vida junto con las raíces.

¿Qué es la placenta?

La placenta es un órgano que se desarrolla dentro del útero durante el embarazo y su función es proporcionar el oxígeno y los nutrientes al bebé y eliminar los desechos.

La placenta se conecta al bebé mediante el cordón umbilical, por ello, cuando se hace la impresión de placenta por la cara fetal queda una imagen de “árbol de la vida” porque la placenta hace forma de árbol y el cordón umbilical sería el tronco.

¿Qué se hace después con la placenta?

Una vez realizada la impresión, la placenta tiene que ser desechada por el personal sanitario.

Sin embargo, el cordón umbilical puede guardarse de recuerdo para la madre o puede llevárselo el personal sanitario si tiene que realizar algún tipo de prueba.

¿Puede hacerse siempre la impresión de la placenta?

La realización de la impresión de la placenta está sujeta a la disponibilidad de cada hospital, ya que son el propio personal sanitario el encargado de comprar el material para realizarlo, tanto la pintura como el papel sobre el que se va a hacer.

En algunos casos, cuando el hospital ofrece este servicio y se lo comunica a la madre antes de comenzar el parto, hay madres que traen su propio papel o lienzo para la impresión de la placenta.

Igualmente este servicio también está sujeto a la disponibilidad del personal, ya que se hace después de dar a luz y fuera del paritorio, por lo que no siempre puede realizarse debido a la carga de trabajo que haya.

¿Y si no quiero hacerlo?

La impresión de la placenta es un detalle único que sirve para humanizar el momento del parto y crear un recuerdo inolvidable para la madre, pero no es algo obligatorio y que se haga siempre.

Por ello, si la madre no quiere que lo hagan porque quiere guardar la placenta o no quiere tener ese recuerdo por el motivo que sea, el personal sanitario no realizará la impresión.

Conclusión

La impresión de la placenta es una iniciativa de los hospitales y del personal sanitario encargado de asistir a los partos para humanizar la asistencia sanitaria a la madre y entregar un recuerdo único de un momento inolvidable.

Si vas a dar a luz dentro de poco, puedes preguntar en tu hospital si hacen este tipo de impresión para poder llevar un lienzo o algún color en concreto si te hace ilusión.

¿Has visto o tienes una impresión de la placenta?

¡Cuéntanos tu experiencia y la compartiremos con nuestra comunidad! Aquí te dejamos un enlace de interés y a nuestra tienda.

 

Compártelo com tus amigos
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
2 × 26 =


Ir arriba