Bebé tomando leche de su madre

Todo lo que debes saber sobre la lactancia materna

La lactancia materna es la forma natural de dar de comer a tu peque desde el mismo momento del nacimiento. ¿Puede haber algún alimento mejor para el bebé que la leche materna?

La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia natural de forma exclusiva durante los seis primeros meses de vida. Y mantenerla si es posible hasta los dos años o incluso más.

Los beneficios son muchos, tanto para tu recién nacido como para ti. Por eso es lo recomendable, siempre que no haya contraindicaciones médicas o te produzca molestias importantes.

En cualquier caso, eres tú quien debe valorarlo y decidir, y para eso necesitas saberlo todo sobre la lactancia materna.

Lactancia materna, la mejor opción para alimentar a tu bebé


¿Sabes que si todos los bebés fuesen alimentados con leche materna desde el primer día, se salvarían al año unas 820.000 vidas infantiles?

Por eso se recomienda la lactancia materna como una forma natural y efectiva de cuidar la salud del bebé desde el minuto uno, fortalecer sus defensas y estrechar los vínculos con su madre. 

Y también por eso la lactancia es uno de los pilares de la crianza natural, o crianza con apego, que se basa en establecer un contacto lo más estrecho posible con tu bebé

5 cosas que necesitas saber sobre la lactancia materna


Mientras esperas la llegada del bebé tienes tiempo para informarte y decidir sobre cómo quieres que sea la crianza. 

La lactancia es una parte muy importante, ya que contribuirá al desarrollo físico y también emocional de tu bebé. Te contamos a continuación algunas cosas interesantes sobre esta etapa.

1. Cuanto antes, mejor

Si puedes comenzar a dar de mamar a tu bebé en la primera hora después del parto, hazlo. Empezar enseguida es lo mejor.

Lo primero que produce el pecho no es exactamente leche: se llama calostro. Es una sustancia muy alta en proteínas, vitaminas y nutrientes. Es de digestión fácil, y el mejor alimento que puede recibir el bebé en sus primeros momentos de vida. 

El calostro ayuda a fortalecer su sistema inmunitario y lo protege frente a las bacterias o virus que pueden empezar a causar problemas. Ten en cuenta que tu bebé acaba de llegar, después de vivir muchos meses protegido dentro de tu cuerpo, y necesita crear defensas para crecer sano.

A veces no es posible, por razones médicas, dar el pecho inmediatamente. No te preocupes. Cuando eso sucede lo normal es extraer el calostro para que tu bebé pueda beneficiarse igualmente.

2. Lactancia contra las enfermedades

Todos los componentes de la leche materna son los que tu bebé necesita para desarrollarse de forma saludable y prevenir enfermedades.

Si continúas dándole el pecho a tu bebé al menos durante los seis primeros meses, estarás disminuyendo sus posibilidades de padecer diarreas y gastroenteritis, resfriados, infecciones de oído y otras.

Esto no quiere decir que nunca se vaya a poner enfermo (¡ya nos gustaría!), pero sí que estará más fuerte y protegido frente a muchos tipos de dolencias comunes en los bebés.

3. ¿Cuándo y cuánto debes dar de mamar a tu bebé?

La respuesta a esto es muy sencilla: siempre que te lo pida y durante el tiempo que requiera. 

No hay que seguir ninguna pauta ni ofrecerle el pecho cada equis horas. Simplemente escucha sus necesidades, tu bebé te irá indicando lo que necesita.

Eso quiere decir que querrá mamar tanto de día como de noche, lo que puede resultar agotador para ti si tienes un bebé muy demandante.

Una solución para eso es dormir juntos, en colecho. Así, no necesitas incorporarte y puedes seguir descansando mientras tu bebé mama. Y luego, simplemente, seguís durmiendo.

Si quieres saber más, en este post te explicamos qué es el colecho y cuáles son sus beneficios. 

4. Bebé lactante, bebé tranquilo

Está comprobado que la lactancia es un factor clave para criar a un bebé equilibrado. Mamar, y el contacto con su madre es un acto que lo tranquiliza y lo relaja.

Es algo que notarás enseguida: si está irritable o molesto por alguna cosa, empezar a mamar le aportará una sensación de protección y alivio. Incluso llorará menos.

También está en tu mano ayudar a crear ese momento de intimidad entre ambos para darle el pecho. Hacerlo en un entorno calmado, con una luz suave, puede ayudar.

Por ejemplo, si se despierta de noche y pide el pecho, no ilumines toda la habitación para no alterarlo. Prueba esta luz quitamiedos, sencilla y cálida, con un diseño de nube de Sophie la girafe y carga con pilas. 

Luego puedes dejársela puesta por la noche para que se sienta seguro.

luz quitamiedos para niños de sophie la girafe

5. Qué hacer si dar de mamar te produce molestias

Dar el pecho a tu bebé puede resultar incómodo en ocasiones, y es normal. Pero esas molestias tienen que ser soportables y no causarte tanto estrés que convierta la experiencia de la lactancia en algo que no te apetezca recordar.

Por ejemplo, la lactancia no debe producir dolor. Si es tu caso, consulta con un especialista porque puede haber algún problema. 

Y si ves que no te acostumbras o no acabas de sentirte cómoda, busca grupos de lactancia o el consejo de una matrona. Pueden ayudarte a mejorar la experiencia con trucos y soluciones sencillas. 

Algo que puedes hacer después de la lactancia, es dedicar un rato a arrullar a tu bebé. Hazlo sin prisas, solo para relajaros. 

Puedes envolverlo en algo suave que lo conforte, como esta muselina de Sophie la Girafe. Son tan suaves al tacto que tu bebé se enamorará de ellas.

set sophie y muselina

Lactancia materna, una decisión muy personal


No hay dudas sobre que la lactancia es una estupenda opción para alimentar a tu bebé. No obstante, no pasa nada si no puedes hacerlo. Existen leches de fórmula de alta calidad con las que tu bebé crecerá sano y fuerte.

O puedes optar por una lactancia mixta, alternando el biberón con darle de mamar según tu criterio. Si es así, ten en cuenta que cuando tengas que salir, puede resultar cómodo llevarte preparado un biberón en su funda de neopreno, con babero a juego. Son complementos sencillos que pueden facilitarte mucho la vida.

babero para guardar biberon

Lo más importante de todo es que te sientas libre para decidir cuáles son las mejores opciones para ti y para tu bebé. Seguro que será una etapa preciosa que recordarás siempre. 

Compártelo com tus amigos
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
30 × 8 =


Ir arriba