Balbuceo del bebé

¿Qué es el balbuceo y por qué es importante? Aprende a comunicarte con tu bebé

Todos los padres esperan con ansias el momento en el que su hijo comienza a decir sus primeras palabras, pero antes de eso los bebés se expresan balbuceando.
Cuando el recién nacido comienza a decir sílabas sueltas y a emitir sonidos de expresión, está desarrollando el lenguaje. El balbuceo es una etapa dentro de este desarrollo en la que los bebés emiten sonidos que han escuchado en algún momento.

¿Qué es el balbuceo y cómo se comunican los bebés?


El balbuceo es la fase en la que los bebés pronuncian de manera espontánea y repetida de sílaba y sonidos para comunicarse.
Entre los 0 y 6 meses los bebés dicen palabras como «aaaah», “ga-ga” o “ta-ta-ta”, esto no significa nada, el bebé solo está experimentando los sonidos que puede hacer intentando imitar como hablamos los adultos.Suelen hacerlos sin intención, aunque les sirve como práctica para poder decir sus primeras palabras después.
La comunicación del bebé durante esta etapa suele tener de partida del llanto y la comunicación no verbal a través de sus expresiones y movimientos.

¿Por qué es importante el balbuceo en los bebés?


El balbuceo es un ejercicio verbal muy importante porque con él comienzan a desarrollar la habilidad del habla con la adquisición del lenguaje.
Los primeros balbuceos carecen de sentido, pero tienen un gran valor, ya que con ello, el bebé está entrenando su boca, los músculos faciales y las cuerdas vocales para más adelante poder decir las primeras palabras con sentido

Etapas del balbuceo


El desarrollo de las habilidades del habla del bebé pasa por diferentes etapas hasta que llega a pronunciar las primeras palabras.

1. Lenguaje Preintencional

El lenguaje preintencional sirve para llamar la atención de los adultos y para expresar necesidades básicas como hambre o sueño.

Desde los 0 a los 6 meses el bebé dice monosílabos como “ooooh” o “ajo” que carecen de significado para los adultos.

Durante esta etapa la comunicación suele tener como punto de partida el llanto del recién nacido y la comunicación no verbal.

2. Comunicación intencionada

A partir de los 6 meses y hasta los 12, la criatura comienza a comunicarse de manera intencionada. Por lo que su balbuceo va acompañado de gestos como sacudir la cabeza para decir si o no o señala objetos.

En esta fase aparecen gestos como decir adiós con la mano e imitar sonidos de animales u objetos.

3. Fase lingüística

Entre los 12 y 18 meses el niño comienza a formar frases con varias palabras seguidas utilizando verbos y adjetivos.

Además, es en esta fase dónde más se amplía su vocabulario, contando con 250-300 palabras.

Del balbuceo al habla: 5 consejos para estimular el desarrollo del lenguaje de tu bebé


Ya sabemos que antes de pronunciar las primeras palabras, el bebé pasa por varias fases y etapas, aquí te traemos algunos consejos para estimular el desarrollo del lenguaje de tu hijo.

1. Contestarle siempre

Cuando tu bebé comience a balbucear, intenta contestarle para que sienta esa reciprocidad en la comunicación.

Si el bebé se siente ignorado cada vez que expresa algún sonido, puede que deje de hacerlo.

2. Háblale

Cuando los padres hablan a sus hijos les ofrecen muchísimos estímulos, ya que les das un modelo de sonidos que ellos pueden repetir y enriqueces su vocabulario, ya que los bebés no dicen palabras que no han escuchado nunca.

Los niños dejan de poder distinguir los sonidos que no oyen con frecuencia, por lo que cuanto más le hables a tu hijo más enriquecido será su repertorio y más rápido comenzará a balbucear y a decir sus primeras palabras.

3. Estimulación

La estimulación temprana del lenguaje es clave para que el bebé se sienta con más confianza para repetir los sonidos que escucha a su alrededor.
Repite los sonidos que hace e invitarle a él a repetir los que hagas tú mientras pasáis tiempo juntos, nombrarle los objetos que le rodean y mencionar a las personas, mamá, papá o tata suelen ser las primeras palabras porque también son las que más escuchan.

4. Leer cuentos

Escoge un cuento adaptado a la edad de tu pequeño y léeselo, además de dedicarle tiempo de calidad, le estarás ofreciendo muchos estímulos.
Si tu hijo es demasiado pequeño para un cuento con letras, puedes escoger algún libro con dibujos grandes o texturas como el libro de Sophie la girafe e inventarte una historia o pronunciar los animales que aparecen en el libro.

El libro desplegable de Sophie la girafe tiene accesorios como un espejo en el que el bebé podrá verse reflejado y podrás hacerle preguntas como, «¿Quién es ese niño de ahí?»

También tiene diferentes imágenes de Sophie y sus amigos y podrás enseñarle los nombres de los animales.

Además, este libro tiene otros accesorios como un mordedor con forma de fresa o una estrellita de peluche que cuando la aprietas suena un pitidito, con este libro tu hijo podrá estimular todos sus sentidos a la vez que desarrolla el lenguaje.

leer para estimular el balbuceo
Ver en tienda

5. Juega con él.

Al jugar con él puedes enriquecer su vocabulario mencionando todos los objetos que utilicéis y describiendo lo que estáis haciendo como «Vamos a jugar con el coche rojo».
Además, es una muy buena oportunidad para añadir verbos a su vocabulario como “Tráeme”, “Coloca”, etc.

¿Cómo contestar al balbuceo de tu bebé?


Es muy importante la manera en la que los miembros de la familia se dirigen hacia el bebé. Cómo ya hemos comentado, los bebés escuchan y están atentos a todos los estímulos externos.

Por ello es bueno que aproveches todas las situaciones para hablar a tu bebé, las situaciones cotidianas se pueden aprovechar muy bien, cuéntale lo que estás haciendo, aunque no entienda todo lo que le dices, además de sentirse participe, estarás enriqueciendo su vocabulario.

Representa todo lo que dices con gestos y cambiando el tono de la voz, por ejemplo, si le estás contando un cuento, ve poniendo voces distintas a los personajes y exagerando las reacciones con gestos que acompañen la historia y que el bebé pueda relacionar.

Por supuesto, dirígete a él siempre de manera respetuosa y afectiva, esto no quiere decir que cuando haga algo que está mal no se lo digas, sino que lo hagas de una manera positiva, por ejemplo, si tira algo al suelo porque está enfadado puedes decirle algo cómo “Tirar el chupete al suelo no está bien porque se ensucia” acompañándolo con gestos, señalando al chupete para que pueda relacionar lo que dices con el acto en sí.

Conclusión

Los bebés son como una esponja, todo lo que hagas y digas lo pueden aprender, por lo que será más fácil que balbucee más si le contestas y estimulas el desarrollo del lenguaje.

Si aun así tu peque no balbucea o lo hace muy poco, recuerda que no todos los niños siguen estos pasos en los mismos tiempos, pero si te preocupa puedes consultarlo con un especialista para ver si se trata de algún otro problema.

¿Tu peque ya ha comenzado el balbuceo?

Compártelo com tus amigos
Share On Facebook
Share On Twitter
Share On Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Resolver : *
30 ⁄ 5 =


Ir arriba